3 problemas que puedes prevenir a través del cuidado respetuoso de la salud de tu hij@

Cuidar de la salud de tu hij@ es importante, por supuesto. Esto implica atender las enfermedades, los trastornos de salud puntuales y las condiciones médicas, pero también implica el prevenir posibles problemas que puedan aparecer en el futuro.

El cuidado respetuoso de la salud de tu hij@, le va a enseñar la importancia que tiene el autocuidado y a ser consciente de que el respeto por uno mismo es básico para ser una persona feliz y equilibrada.

Hoy te voy a presentar tres problemas futuros que puedes prevenir a través del cuidado respetuoso de la salud de tu hij@:

Diabetes tipo II

Es la diabetes que se desarrolla como consecuencia de la obesidad y los malos hábitos alimenticios.

El cuidado respetuoso de la salud de tu hij@ implica el enseñarle en qué consiste la alimentación saludable, qué alimentos son necesarios y qué no se debe consumir.

Si tu hij@ aprende e interioriza lo importante que es cuidar su alimentación para conservar un buen estado de salud, estará previniendo la aparición no sólo de la diabetes tipo II, sino del aumento de colesterol con la consecuente aterosclerosis y los riesgos que implica.

Drogadicción

Evita que tu hij@ caiga en el consumo abusivo de alcohol y drogas.

Al ser consciente de que su salud física y mental son importantes para poder desarrollar su vida en plenitud, no concevirá el uso de estas sustancias que lo único que hacen es dañar.

Abusos

Enseñar a tu hij@ que es dueñ@ de su cuerpo y su salud y ser consciente de que no debe dañar ni dejar que nadie le dañe es básico para evitar abusos de cualquier tipo.

El respeto por uno mismo hace a tu hij@ consciente de que nadie tiene derecho a hacerle daño bajo ningún concepto.

Saber cuando decir NO y saber aceptar un NO es básico para cuidar de la salud y el bienestar físico y emocional.

¿Sabes qué hacer para enseñar a tu hij@ a cuidar de su salud de forma respetuosa y evitar estos posibles problemas futuros?

¿Te gustaría cómo enseñarle aplicando los principios de la crianza respetuosa?

Únete al próximo taller online intensivo “CUIDA DE LA SALUD DE TU HIJ@ DE FORMA RESPETUOSA” que tendrá lugar el próximo lunes 9 de octubre de 16:00h a 20:00h hora de Madrid. Puedes consultar todos los detalles pinchando en la imagen siguiente:

QUIERO MI PLAZA

2 razones por las que el sistema sanitario no es respetuoso con las niñas y niños

¿Necesitas acudir con tu hij@ con frecuencia a la consulta de la pediatra, la especialista o revisiones de salud periódicas? Espero que no, pero si tu respuesta ha sido afirmativa, esto que te cuento te va a sonar mucho.

Razón 1: No escucha a l@s niñ@s

¿Te has visto en esta situación?:

Entras a la consulta de la pediatra y ella se dirige directamente a ti, sin mirar a tu hij@, preguntándote qué le sucede y cómo se siente… ¿¿¡¡CÓOOMOOO!!?? Veamos: si el paciente es tu hij@, es tu hij@ quien debe contestar a esas preguntas, más allá de que quizá necesita ayuda para expresarse o puntualizar algo que quiera comunicar (en cuyo caso, ya estás tú para echarle una mano)

Conclusión: el sistema sanitario no escucha a l@s niñ@s.

¿Qué sucede cuando una persona no es escuchada y tenida en cuenta? Que esa persona deja de escucharse a sí misma y piensa que los demás saben identificar sus emociones, sentimientos y necesidades mejor que ella misma. Esto trae consecuencias serias (pero ya hablaré sobre este tema más adelante)

Razón 2: No tiene en cuenta las necesidades de l@s niñ@s

Te voy a poner un ejemplo muy sencillo para que lo veas tan claro como yo:

Tu hij@ de 1 año necesita que le hagan una ecografía y la enfermera te dice que tiene que entrar sola a la consulta porque así lo indica el protocolo, que tú no puedes pasar con ella, y tu hija se está nerviosa y se pone a llorar desconsolada (con las consecuentes críticas y demás que esta situación arrastra) Esta situación la he vivido. Ya no te hablo de niñ@s en unidades de cuidados intensivos, o situaciones más graves.

L@s niñ@s necesitan ser informados de qué va a pasar, y necesitan estar acompañad@s para sentirse un poco más tranquil@s y confiad@s.

Ya sé que la ley dice lo mismo que estoy diciendo yo, pero los servicios sanitarios se olvidan y faltan al respeto de l@s niñ@s, además de vulnerar sus derechos.

Estas son únicamente las dos razones por las que el sistema sanitario no es respetuoso con l@s niñ@s, se me ocurren unas cuántas más, pero estas son las más significativas.

Tú estás ahí para evitar que esto le ocurra a tu hij@, y así ayudarás a que no le suceda a más niñ@s.

¿Estarás atenta la próxima vez que acudáis tu hij@ y tú a la consulta de la pediatra?

Si te interesa este tema, si eres consciente de la importancia que tiene cuidar respetuosamente de la salud de tu hij@ y quieres llevarlo a la práctica, te interesa esto:

Pincha en la imagen para conocer todos los detalles y poder reservar tu plaza

 

 

 

 

¿Qué tiene que ver la medicina integrativa con la libertad para la educación?

Quizá no lo veas, pero la medicina integrativa y la libertad para la educación tienen mucho que ver.

Yo quiero ser libre para utilizar las herramientas terapéuticas que crea convenientes, así como las herramientas educativas que prefiera.

En definitiva, yo quiero ser libre de curarme y mantenerme sana, y de educar a mis hijas e hijo como yo crea, ni más ni menos que eso.

A día de hoy, parece ser que todas tenemos que ir por el mismo raíl, que todas tenemos que estar cortadas por el mismo patrón, que las enfermedades se curan en todas las personas con los mismos medicamentos, y que hay que educar a las niñas y niños con los mismos métodos pedagógicos.

Rindámonos ante la evidencia científica y meramente práctica: no podemos estandarizar a los seres humanos en cuanto a salud y educación se refiere (tampoco en otros muchos temas)

Los seres humanos somos diversos, diferentes unos de otros y con necesidades, limitaciones, capacidades, actitudes y aptitudes distintas, y eso se debe tener en cuenta, se debe valorar, y se debe actuar al respecto.

Cada persona (cada niña y cada niño, que son personas también, no se te olvide) tiene unas necesidades educativas y de salud diferentes, y debieran cubrirse de manera diferente.

En cuanto a la medicina, tienes a tu disposición cantidad de corrientes y metodologías terapéuticas que te gustarán más o menos, que se acercarán más o menos a tu filosofía de vida, que se adaptarán mejor o peor a tus necesidades… te invito a que indagues y utilices las que se ajustan a ti y a tus hij@(s).

Pasa lo mismo con la educación: existen muy diversas teorías pedagógicas y corrientes educativas, todas no se adaptan a tu manera de entender la vida ni a las necesidades de tu(s) hij@(s). También te invito, si no lo has hecho aun, a que investigues todo esto.

No me importa si decides que sólo quieres utilizar medicina alopática, u homeopática, si crees o no que funcionan la acupuntura, la medicina tradicional china, el Reiki, o cualquier tipo de medicina. Lo que verdaderamente me importa es que seas consciente de que todas estas herramientas terapéuticas están ahí y son válidas y efectivas para las personas que las utilizan; aunque a ti no te sirvan, a ellas sí.

¿Tú eres libre para elegir cómo quieres cuidar de tu salud y de la educación de tu(s) hij@(s)?

Tienes un concepto equivocado de lo que significa SALUD y ENFERMEDAD, y tu hij@ está confundid@.

Educar respetuosamente consiste en una serie de puntos en los que todas estamos de acuerdo:

  • Respetar y enseñar a respetar
  • Poner límites justos y necesarios
  • Observar las necesidades de nuestr@s hij@s
  • Acompañar los procesos de aprendizaje y evolutivos
  • Ofrecer las oportunidades de aprendizaje necesarias
  • Comunicarse respetuosa y eficazmente
  • Educar emocionalmente

Pero ¿qué pasa con la salud?

Es importantísimo crecer sin traumas, aprender a comunicar emociones y ser respetado cuando nuestr@s hij@s están creciendo, pero también es necesario enseñar a respetar y escuchar su cuerpo y sus necesidades.

Para comenzar, hay que entender bien qué significa Salud y qué significa enfermedad. El concepto de salud y enfermedad es algo que puede que no tengas bien claro, y esto crea también inseguridades en tu hij@.

Me explico, para que comprendas mejor:

Una niña celiaca no es una niña enferma, es simplemente una niña a la que le sienta mal ingerir alimentos que contienen gluten. Lo mismo ocurre con cualquier niña o niño con intolerancias alimentarias, alergias o cualquier otra condición. No es un problema, sólo es cuestión de concienciarse y saber lo que es adecuado para uno mismo.

Es conveniente comprender que estas condiciones médicas son simplemente condiciones limitantes, pero nada más.

En cuanto a salud se refiere, tenemos fijados en nuestras mentes unos estándares que no se corresponden ni con el sentido común ni con la naturaleza, en absoluto.

La salud y el miedo a enfermar también se han utilizado desde hace siglos para dominar y someter a la población. En el siglo XXI debemos desterrar este miedo de nuestras vidas y la de nuestras hijas e hijos.

Hace siglos, una persona entrada en carnes era considerada saludable. Hoy en día todavía hay gente que venera la delgadez como signo de belleza y salud. Afortunadamente vamos siendo cada vez más personas conscientes de que es importante vigilar el peso y que este se corresponda con las condiciones metabólicas y estructurales de la anatomía y fisiología de cada individuo.

Hace siglos, alguien a quien le faltara un brazo o una pierna eran considerados tullidos enfermos que no valían para nada, y eran apartados de la sociedad. Hoy en día sabemos que la falta de un miembro es condición limitante para ciertas actividades físicas, pero no impiden vivir y desarrollarse como persona. Incluso fabricamos prótesis que permiten superar estas limitaciones.

Ya no quiero ni hablar de los múltiples diagnósticos de enfermedades y trastornos mentales.

Es necesario que este concepto de salud y enfermedad lo tengan bien claro tus hij@s, tanto si son niñ@s que viven con alguna condición médica, como si no tienen ninguna. Los primeros para no sentirse traumatizados ni menospreciados, los segundos para comprender en qué consiste la diversidad de las personas.

Me encantaría conocer tu opinión al respecto. Puedes dejar tu comentario más abajo.

Si quieres profundizar más en este tema, si quieres aprender y enseñar a tus hij@s el concepto de salud y enfermedad, te invito a que te unas el próximo día 14 de septiembre al webinar online gratuitoCómo cuidar de la salud de tu hij@ de forma respetuosa

Puedes reservar tu plaza pinchando en la imagen:

 

 

Cómo ser una mala farmacéutica

Te voy a explicar lo que hay que hacer para ser una mala farmacéutica, y te vas a dar cuenta de que tristemente encontrarás a unas cuantas ante ti. Pero ¿sabes lo mejor? podrás identificarla y salir en busca de una buena farmacéutica.

Ahora bien, si eres compañera y quieres ser una farmacéutica malvada, también te interesa seguir leyendo para conseguir tu objetivo.

Esto es lo que hay tienes que hacer para ser una mala farmacéutica:

No mires a la cliente cuando se acerca al mostrador

Tristemente, la primera impresión es la que cuenta, esto es así.

La mayoría de la gente que acude a la oficina de farmacia lo hace por algún problema de salud, pero sobre todo buscando tu ayuda y tu consejo profesional. ¿Qué menos que recibirles con una sonrisa?

Piensa que si el recibimiento es amable, la comunicación entre la cliente y tú será fluida y respetuosa.

Pide la receta y corre hacia la rebotica sin mediar palabra

Si dejas a la cliente con la palabra en la boca mientras le metes prisa para que saque la receta, lo más probable es que luego no te pregunte las dudas que tiene sobre el tratamiento. La cliente se irá a casa con el medicamento pero no sabiendo bien qué hacer con él, con lo cual tú no has hecho tu trabajo.

No hagas ninguna indicación sobre el tratamiento ni preguntes a la cliente si tiene alguna duda

Ya sé que hay mucha gente que llega al mostrador y empieza a contarte su vida (que a ti no te interesa) y no te apetece dar coba y que se te haga cola, pero la cliente se tiene que ir con todo claro porque estamos hablando de su salud.

Dale siempre la razón al médico

Que piense el médico por ti, que tú sólo estás para despachar lo que él dice.

Permíteme que te recuerde dos cosas a este respecto:

  1. El médico es persona humana y también puede equivocarse
  2. Tú eres la profesional del medicamento y sabes más sobre medicación que el médico (no sé si doctor, que doctores hay también en Filosofía)

No te preocupes en actualizarte ni estudiar

Pero si ya te has currado toda la carrera, ¿para qué vas a seguir estudiando si ya sabes lo que necesitas?

Bueno, has estudiado Farmacia, si no querías seguir estudiando durante el resto de tu vida profesional, haber pedido muerte.

Tienes la obligación profesional y moral de estar actualizada en tratamientos, medicamentos y temas de salud.

No hagas preguntas cuando la clienta te pida un medicamento

A ti ni te va ni te viene para qué lo quiere, que se lo lleve y listo. Unos euros más para la caja.

Asegúrate de que lo que te pide la clienta es verdaderamente lo que necesita. Te lo agradecerá.

La fitoterapia, la homeopatía, las sales de Schüssler, los oligoelementos…. Todo chorradas

Aquí medicamentos de síntesis y fin. Todo lo demás es sólo por aumentar las ventas.

De acuerdo que no te gusten estas terapias complementarias, pero por lo menos debes de conocer profesionales de referencia para indicar a tus clientes quien puede ayudarles a hacer buen uso de estas terapias.

A mí sólo me importa la facturación

Sí, por supuesto, el negocio tiene que funcionar, eso está claro.

Preocúpate de cuidar bien de tus clientes y te traerán más clientes.

¿Has conocido a una mala farmacéutica?

¿Estás consiguiendo tu objetivo de convertirte en una farmacéutica malvada?

 

 

 

 

 

 

 

10 consejos para cuidar de la salud de tu hij@ en verano

El invierno viene cargado de mocos, toses, gripe, catarros… pero el verano también tiene sus trastornos de salud típicos.

Hoy quiero que estés atenta a estos 10 consejos y no los pases por alto si quieres un verano sin sorpresas desagradables para la salud de tu hij@.

Ahí van los 10 consejos:

1) Utiliza un protector solar infantil

Si vas a la playa, a la piscina o salís a la calle entre las 12h y las 16h, es preciso que apliques un protector solar infantil a tu hij@ para evitar quemaduras.

Los protectores solares infantiles llevan filtros solares físicos (no químicos como los de uso para adultos) siendo los más adecuados los que contienen óxido de zinc.

2) Vigila la hidratación

Los niños se distraen cuando están jugando y en ocasiones no piden agua. En verano sudan y pierden agua corporal, así que es imprescindible que beban con frecuencia para no deshidratarse.

Si tu hij@ es un bebé pequeño y le das lactancia materna exclusiva, seguramente te pedirá con bastante frecuencia porque necesita hidratarse. Si toma fórmula, puedes ofrecerle pequeñas cantidades de agua (la misma que utilizas para preparar el biberón) de vez en cuando.

En cuanto a l@s bebés más mayores y niñ@s, ten siempre a mano una botella de agua y ofréceles con frecuencia.

3) Vestido y calzado frescos

Procura que las prendas de vestir que utilice tu hij@ sean de fibras naturales, como el algodón, para que la piel transpire y no se acumule el sudor ni le dé calor.

El calzado debe ser abierto y que sujete bien el pie para que pueda jugar y correr sin dificultad, evitando que se acumule el sudor y aparezcan problemas de hongos y rozaduras.

4) Utilizar gafas de sol

Es importante que los ojos de tu hij@ estén protegidos para evitar quemaduras y facilitar la visión.

Los cristales de las gafas de sol deben ser homologados, así que te recomiendo comprar las gafas de sol en tu óptica de confianza.

5) Atenta a las heridas

En verano la piel de tu hij@ está más expuesta al sol, así que es más fácil que se haga heridas debido a las caídas mientras juega.

Ten a mano siempre un antiséptico. La clorhexidina en spray (Cristalmina®) es muy socorrida.

6) Piel hidratada

Seguro que tu hij@ se pasa el día metid@ en el agua… es normal con el calor. Debes saber que estar dentro del agua hace que la piel se reseque mucho, así que busca una loción hidratante especial para pieles infantiles, y aplícala a la piel de tu hij@ por lo menos dos veces al día.

7) Ojo con las picaduras

Los mosquitos, las abejas y avispas, y los insectos en general, están más activos durante el verano.

Utiliza repelentes de insectos específicos para pieles infantiles, y evitarás que tu hij@ sufra picaduras y sus complicaciones.

Para evitar las picaduras de mosquitos, lo más efectivo es utilizar mosquiteras en ventanas y sobre la cama de tu hij@, mucho más que cualquier repelente.

8) Cuidado con los alimentos

Debido a las temperaturas, las bacterias crecen más rápidamente en los alimentos. Vigila que los alimentos refrigerados no pierdan la cadena de frío porque las bacterias como la Salmonella pueden crecer en ellos y provocar infecciones.

Vigila sobre todo los huevos, las salsas y el pollo.

9) Siempre vigilad@ en la playa y la piscina

¿Sabes que sólo hacen falta 10 cm de agua para ahogarse?

Nunca dejes fuera de tu vista tu hij@ aunque sepa nadar o lleve manguitos o flotador.

10) Nunca dejes sol@ a tu hij@ en el coche

Tristemente en los últimos años hemos conocido casos de niñ@s que fallecían en el interior del coche de sus padres por un golpe de calor.

En verano y al sol, un coche es como un horno. La temperatura en el interior del vehículo se dispara.

Nunca dejes a tu hij@ sol@ el el coche con las ventanillas cerradas, ni 5 minutos.

 

 

 

 

 

 

 

 

3 motivos por los que tu bebé merece que cuides de su salud por anticipado

¿Conoces el dicho?

“Nadie se acuerda de Santa Bárbara hasta que truena” 

Pues viene a decir que nunca nos acordamos de que surgen problemas hasta que los tenemos encima. Te suena, ¿verdad?

Esto ocurre mucho en lo que se refiere a la salud: nos olvidamos de la importancia que tiene la prevención; y te aseguro que es mucho más eficaz prevenir los problemas de salud antes de que aparezcan que ponerles solución cuando los estamos padeciendo. Lo que me lleva a otra magnífica frase:

“Más vale prevenir que curar”

Hoy quiero contarte 3 motivos por los que tu bebé merece que cuides de su salud por anticipado:

1. Su salud futura será mucho mejor

En eso consiste la prevención, en evitar males mayores en el futuro.

Si sabes qué medidas higiénicas y ambientales necesita tu bebé para desarrollarse y crecer, los trastornos de salud que puedan aparecer le afectarán menos y tendrán más rápida solución.

Pero eso no es todo, porque un cuidado excelente de la salud de tu bebé va a repercutir en su salud como adulto, en que se retrase la aparición de trastornos y posibles enfermedades hereditarias.

2. Tu bebé es importante y tiene que saberlo

Al cuidar de la salud de tu bebé de forma preventiva, le estás transmitiendo que es una persona importante, que le quieres y no quieres que lo pase mal. Estas cosas no basta con decirlas, hay que demostrarlas, y el cuidado de la salud es una muestra de ello.

3. Cuando aparezcan los trastornos de salud, le afectarán menos

Sabes que es inevitable que tu bebé se ponga malit@ más tarde o más temprano, pero si tú le proporcionas unos cuidados adecuados, el día que aparezca el trastorno de salud indeseado, podrá recuperarse más rápidamente y no lo pasará tan mal.

¿Utilizas la prevención para cuidar de la salud de tu bebé? Cuéntame.

Únete ahora al programa de 8 semanas

“ACOMPAÑAMIENTO A MADRES EN EL CUIDADO DE LA SALUD

DE SUS BEBÉS DE 0 A 18 MESES”

para aprender a utilizar la prevención y saber actuar tranquila y confiada

frente a los trastornos de salud de tu hij@

Pincha en la imagen para conocer todos los detalles

Las 5 peores recomendaciones que te pueden hacer como madre de un recién nacido

Soy madre de tres hijos, he pasado tres veces por la experiencia de tener a mi recién nacido en brazos, y cada experiencia ha sido distinta.

En pleno puerperio, nada más acabas de dar a luz, todo el mundo quiere conocer a tu bebé, todos quieren darte consejos e indicaciones sobre cómo cuidarle y atenderle, pero ¿sabes qué? la gran mayoría de estos consejos que tú no pides, no sirven para nada.

Hoy voy a hacer un ránking de las 5 peores recomendaciones que te pueden hacer como madre de un recién nacido.

 

1.“Haz caso de absolutamente todo lo que te digan la matrona, la pediatra y la enfermera de pediatría”

Pues no, no hagas caso absoluto. Tienes que utilizar el pensamiento crítico y darte cuenta cuando te están haciendo una recomendación que no conviene a tu bebé ni a ti misma.

Sobretodo pide explicaciones cuando escuches algo que te chirría y no acabas de entender.

Recuerda que por desgracia todavía hay profesionales sanitarios que no están muy actualizados.

 2.“No tengas al bebé en brazos todo el tiempo”

Los seres humanos nacemos sin acabar de desarrollar, así que necesitamos un periodo de “exterogestación” en el que es vital vivir pegados a nuestra madre.

Es biología pura, es puro instinto.

Coge a tu bebé en brazos, es básico para desarrollarse.

3.“Ve espaciando las tomas porque tiene que acostumbrarse a comer cada 3 horas”

Es bien sabido que la lactancia debe ser a demanda, pero a demanda del bebé, no de la madre, la pediatra, la abuela o la vecina de enfrente.

Tu bebé comerá cuando lo necesite, ni antes ni después.

Cuando tu bebé es recién nacido necesita alimentarse con mucha frecuencia, y hay veces que te va pedir comer cada hora, o cada dos horas. Otras veces se quedará dormido y tardará cuatro horas en pedirte comer. ¡¡Olvídate del reloj!!

4.“No vayas a atenderle cada vez que llora, tiene que aprender a esperar”

Pues sí, hay que atender a un bebé que llora porque no puede valerse por si mismo.

Si algo le molesta, si necesita comer, si tiene el pañal sucio, si está nervioso… tu bebé no sabe hablar todavía y el llanto es su manera de comunicarse, de decirte que necesita ayuda.

Si tu bebé llora, hay que atenderle.

5.“Si te duele al dar teta tienes que aguantarte porque es normal”

No, dar teta no duele y no tienes que aguantarte.

Si te duele al amamantar a tu bebé es porque hay algún problema que solucionar, y seguro que se puede resolver.

En caso de experimentar dolor o algún síntoma que te produzca disconfort, lo mejor es consultar con una asesora de lactancia materna con experiencia que pueda ayudarte.

Acudir a un grupo de lactancia y estar en contacto con otras madres como tú, y tener acceso a una asesora de lactancia, es muy recomendable para sentirte bien y que la lactancia de tu bebé y tuya sea exitosa.

Puedes descargar y escuchar el audio aquí:

 

¿QUIERES ESTAR TRANQUILA Y CUIDAR DE LA SALUD DE TU BEBÉ SIN DUDAS,

SABIENDO QUE ESTÁS HACIENDO LO CORRECTO Y LO MEJOR?

ÚNETE AL PROGRAMA

“ACOMPAÑAMIENTO A MADRES EN EL CUIDADO DE LA SALUD

DE SUS BEBÉS DE 0 A 18 MESES”

Pincha en la imagen para acceder a toda la información

 

Lactancia de 12 a 24 meses: comentarios con los que te vas a encontrar

Si eres mamá lactante te habrás dado cuenta de que todo el mundo opina sobre tu lactancia, ¿verdad? A mi también me sucede.

Desde que nace tu bebé la lluvia de comentarios y consejos no se detiene. Lo peor de todo es cuando además de soltar el consejo, éste es desafortunado y encima tratan de convencerte. ¿Sabes de lo que te hablo? La matrona, la pediatra, la enfermera de pediatría, tu madre, tu hermana, tu suegra, tu cuñada, tu vecina…..Uffff!!!! Para volverse loca.

Si encima resulta que has experimentado alguna dificultad con la lactancia, las cosas que te pueden llegar a decir son tremendas.

Por: slettvet

Hoy me quiero centrar en los comentarios que he tenido que escuchar cuando las lactancias de mis hijos han superado los 12 meses. Algunos consejos los he rebatido, otros los he dejado pasar, y algunos me han llegado a cabrear.

La cuestión es que, por no sé qué convencionalismo, parece ser que un bebé de 1 añito es ya mayor para mamar :-S Pues, ¿qué quieres que te diga? que esto se aleja muchísimo de la realidad. Como sabes, la recomendación de los organismos sanitarios internacionales,  es que la Lactancia Materna se mantenga hasta los dos años, con lo que siguiendo este criterio con un año aun estamos en la mitad del tiempo mínimo de duración de la lactancia 🙂

Por: Ben Fitzgerald-O’Connor

Dicho esto, el típico comentario que te encontrarás es:

“¿No es demasiado mayor para mamar?” Pues no, no lo es.

Otro que me hace mucha gracia (de verdad) es

“¿También come normal?”

Pues claro que come normal. Es normal tomar teta con un año, con año y medio y con dos, porque a esta edad son considerad@s lactantes, lo que significa que su alimento principal es la leche materna.

Otro que ya he perdido la cuenta de las veces que me lo han hecho:

“¿No te muerde?”

Pues a veces, que para eso tiene los dientes. Pero desde que le hice entender que hacía daño, ya no me muerde.

¿Qué cosas te han llegado a decir por amantar a tu bebé de uno o dos años? Cuéntamelo.

Puedes escuchar el audio aquí

Firma00626e

Apúntate a la próxima charla online!!!

Pincha en la imagen para acceder a toda la información y reservar tu plaza.

 

 

Guardar

Guardar

Tres temas de la salud de tu bebé en los que todo el mundo quiere opinar.

¿A quién no le ha ocurrido que cuando tienes un bebé, todos opinan sobre cualquier cosa referente a tu hijo? Parece que todos saben más que tú sobre tu bebé, que tú misma que eres su madre. Aun me sigue ocurriendo, y eso que Ciro es mi tercer hijo.

En lo que la mayoría te da su opinión es en lo siguiente:

1.     Las veces que come
2.     Las horas de sueño
3.     Las veces que hace caca  

1.Las veces que come:

Mucha gente te preguntará cada cuanto come, y cuántas veces al día. También te preguntarán si come por las noches y cuántas veces te despierta para comer.

Pues bien, tu bebé come las veces que le hace falta, y tanta cantidad como necesita, ni más ni menos. De ahí que la alimentación sea “a demanda”. Habrá días que pida más y otros que pida menos, según sean sus necesidades. No hace falta contar las horas entre toma y toma.

¿Y por las noches? Es totalmente normal que necesite comer y estar pegadito a mamá. Conforme vaya creciendo irá pidiendo menos veces. A mí, cuando me pregunta la pediatra, siempre le digo que no sé cuántas veces come de noche porque colechamos y ninguno de los dos llegamos a despertarnos del todo, así que no sé cuántas veces me pide 

2. Las horas de sueño:

Aquí pasa más de lo mismo, tu bebé duerme las horas que necesita cuando lo necesita. Si hace una siesta de cinco horas seguidas es porque lo necesita. No lo despiertes, déjalo descansar y descansa tú también.

Te repito que fisiológicamente los bebés están programados para ser atendidos constantemente, y esa atención también la necesitan de noche, así que es normal que se despierten por la noche para ser atendidos.

Conforme vaya creciendo, se despertará menos veces. Ya lo verás 

3.Las veces que hace caca:

Esto también es un tema recurrente 

Según lo que coma y la edad que tenga, tu peque hará caca con más o menos frecuencia.

Los bebés recién nacidos hacen caca varias veces al día, casi después de cada toma. Conforme van creciendo van disminuyendo la frecuencia, sobre todo si tu bebé toma teta, y puede pasar varios días sin hacer caca….y es normal, no le pasa nada.

No hace falta dar ningún laxante ni estimularlo porque no tiene ningún problema de estreñimiento.

Sobretodo debes estar tranquila y confiada porque nadie conoce a tu bebé mejor que tú. Tú sabes reconocer sus necesidades y atenderlas perfectamente.

¿También te preguntan y te dan indicaciones sobre estos temas? ¿Tú qué les dices? Cuéntamelo, verás como a casi todas nos dicen las mismas cosas.

¿NO tienes tiempo de leer? Puedes escuchar lo aquí

Apúntate a la próxima charla online!!!

Pincha en la imagen para acceder a toda la información y reservar tu plaza.